sábado, 18 de junio de 2016

¡SOSPECHOSOS!

La verdad es que sí... que da bastante mal rollo, jajajaja
Imagino que habrá sido a razón de la foto que tenemos colgada en el perfil de nuestra cuenta de Facebook (adjunto), e imagino que tendrá que ver también con esta escala de violencia que se está produciendo a nivel mundial, ya sabéis: las redes de terroristas de Estado Islámico; los asesinatos perpetrados contra políticos a manos de criminales fanáticos; los homicidios a consecuencia de la violencia de género que practican los misóginos radicales; las webs en la que se fomenta el odio racial y el hooliganismo entre los hinchas de los distintos equipos de fútbol y, cómo no, la última masacre que se ha producido en el club gay de Orlando en los Estados unidos. Comportamientos que, obviamente, aprovechamos para condenar.
 
El caso es que desde el pasado jueves nuestra página en Facebook ha sido intervenida y ahora mismo se encuentra en manos del veredicto que otorgue sobre ella ese omnipresente organismo censor que sigue siendo el  siempre vigilante Gran Hermano. No, no... no me refiero al programa de televisión, me refiero al verdadero, al Gran Hermano cuyo concepto nos entregó George Orwell y que, gracias los tentáculos que ahora extiende por las nuevas plataformas de redes sociales, puede rastrear nuestro comportamiento para ser juez, jurado y ejecutor en caso de que incumplamos con las normas de la moralidad imperante. En efecto, Babilonia está en todas partes.
 
Pues bien, como os decía, el jueves pasado Facebook me pidió que le mandase una copia de mi DNI para poder seguir utilizando nuestra página. Yo, que no me fio un puñetero pelo, pasé olímpicamente de mandarles mi carné de identidad; les mandé una imagen con nuestro logotipo y con nuestra dirección web por si tienen interés en abrir una investigación acerca de nuestras actividades 'presuntamente delictivas'.
 
Antes, en tiempos de la dictadura del general Franco, era más fácil echarle la culpa de la represión que se vivía sobre la libertad de expresión a alguien en particular. Hoy en día, cuando se hace tanto abuso de dicha libertad, es lógico y normal que siga existiendo quien continúe encargándose de husmear en nuestra basura. Celebro que reparen en nuestra actividad, señal de que cabalgamos.
 
Así pues, os informamos de que nuestra cuenta estará inactiva mientras dure dicha intervención.
 
Como decían los Sex Pistols: Nadie es inocente.
 
-R-

1 comentario:

  1. ¡Solucionado! Carolina de Facebook nos ha arreglado el entuerto.

    ResponderEliminar